¿A dónde va nuestra energía después de morirnos?

Egipto, India, Grecia, Persia, los pueblos mayas aztecas e incas, todas las civilizaciones antiguas tenían una creencia firme de la existencia de vida después de la muerte, por esta razón preparaban a sus muertos para el viaje que emprenderían al más allá.

Hoy en día el panorama no es diferente; las distintas religiones actuales como lo son la católica, por ejemplo, aseguran que hay vida después de la muerte con la resurrección, y es por esto que todas las personas deben preparar sus almas para cuando llegue el momento de pasar a otra dimensión.

Incluso, en la biblia mencionan la existencia de vida después de la muerte: 

  • Juan 11:25 “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá” 
  • Juan 11:26 “Y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás”, 

La muerte es una etapa inevitable de la vida, pasará de forma natural o abrupta. Lo incierto es ¿se reencarnará en otro cuerpo humano o en un animal?, ¿las almas van a resucitar? o ¿simplemente todo acaba en este mundo terrenal?

¿Pero sabemos realmente a dónde irá nuestra energía después de morir?

El doctor Sam Parnia, director de cuidados intensivos y reanimación de la NYU Langone Health School of Medicine, asegura que aunque un cuerpo haya sido declarado muerto y para la ciencia se haya transformado en un cadáver, él sigue viendo presencia de vida ahí. 

“Las células no se dañan tan rápidamente”, añade. Él cree que “tal vez cuerpo y conciencia son dos dimensiones distintas de nuestro ser con tiempos de vida diferentes”.

Por otra parte, el budismo expone que “la muerte es solo el inicio de otra vida”, en este sentido, Guen Chokyong, budista del Centro de Meditación Kadampa Chile, explica que “la muerte es la separación definitiva de nuestro cuerpo y mente. Y al morir, la mente se separa del cuerpo para siempre. El cuerpo permanece en el sitio en que se quedó en esta vida, pero nuestra mente viaja a distintos lugares en nuestras vidas futuras”.

Asimismo, el maestro vietnamita, Thich Nhat Hanh, uno de los principales impulsores del budismo zen en Occidente, menciona que para él cuando morimos “es como una nube en el cielo. Cuando la nube ya no está en el cielo, no significa que la nube haya muerto, la nube continúa en otras formas como lluvia, nieve o hielo”.

El budista señala además que, la meditación te ayuda a reconocer la presencia constante de esa nube en nuevas formas. “Nuestra naturaleza es sin nacimiento y sin muerte, no podremos morir nunca” … “continuamos en muchas formas nuevas la cuál será reconocida al mirar profundamente”.

¿Qué sientes cuando mueres?

¿Miedo o paz? ¿Pasas a otra dimensión o aún estás aquí? Thich Nhat Hanh expone que “la nube sabe que no puede morir nunca, porque cuando muere significa que se ha convertido en nada y la nube solo se transforma en otras formas, pero nunca en nada”. 

“Cuando eres nube se siente como una nube, cuando ya no eres nube puedes ser lluvia y sentirás como la lluvia, aún habrá sentimientos luego que la nube se convierta en lluvia” dice. “Después de la disolución de este cuerpo ya no sentirás con este cuerpo, sino que sentirás con los cuerpos que siguen”, puntualiza.

Nuestro cuerpo muere pero la espiritualidad continúa

Según las escrituras de la biblia, la muerte es la transición de este mundo visible a uno invisible dónde el cuerpo muere pero el alma descansa.

La definición de la muerte en Santiago 2:26 es “el cuerpo sin espíritu”. Mientras que en Eclesiastés 12:7 “en la muerte, el alma se separa del cuerpo; luego el polvo vuelve a la tierra, como era, y el espíritu vuelve a Dios que lo dió”, es decir, el cuerpo vuelve a la tierra, esto representa el momento en el que somos enterrados, pero el alma vuelve a Dios para descansar.

Aún cuando a lo largo de la historia de la humanidad las distintas civilizaciones y religiones tienen formas distintas de representar y definir la vida después de la muerte todas llegan a la misma conclusión: cuando mueres, una parte de ti sigue viviendo, ya sea reencarnando en otro cuerpo o en animales, yendo al cielo o al infierno, o incluso convirtiéndote en materia.

Abrir chat
Hola! ¿Tienes inquietudes?
Hola Bienvenido a Kapital International!
¿Con quién tengo el gusto de hablar?
Tu carrito
  • El carrito se encuetra vacío.